Comunicado corporativo Hollister – Actualización cadena de suministro en relación con COVID-19 Aprende más

Medidas de precaución adicionales que las personas en silla de ruedas pueden adoptar durante la pandemia del COVID-19

Su guía para estar descansado, inspirado y esperanzado.

 

Todo el mundo debe extremar la precaución durante la pandemia del COVID-19. En el caso de las personas en silla de ruedas, pueden estar expuestas a riesgos añadidos que exigen medidas de precaución adicionales. Uno de los motivos de esto es que el virus COVID-19 puede sobrevivir sobre las superficies de la silla de ruedas y otras tecnologías de asistencia (TA).

Al igual que otros virus, COVID-19 se transmite en las gotas de saliva que expulsamos al toser y estornudar. La evidencia de la que disponemos actualmente sugiere que el COVID-19 puede sobrevivir durante horas o días sobre superficies compuestas de diversos materiales.

Sea cual sea el número exacto de horas o días, la opción más segura es entender que cualquier superficie que toquemos puede ser infecciosa y actuar en consecuencia. Si utiliza una silla de ruedas manual u otros tipos de tecnología de asistencia, debería considerar la opción de adoptar algunas precauciones especiales.

En este artículo hablaremos sobre la importancia de mantener las manos siempre limpias y destacaremos varios recursos que tal vez le resulten de utilidad.


Lávese las manos con frecuencia y concienzudamente

La idea generalizada de que una buena higiene de las manos contribuye a prevenir la transmisión del COVID-19 no es ningún secreto. Por tanto, la rutina de lavarse las manos es la misma para todos en todo el mundo.

Icahn School of Medicine at Mount Sinai recomienda lavarse las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos o, en caso de no disponer de agua y jabón, limpiarlas con una solución hidroalcohólica desinfectante.

Si hace girar las ruedas de la silla de ruedas para desplazarse, la limpieza de las manos es incluso más importante. Porque cada pocos segundos, toca todo lo que hay en el suelo y se ha adherido a las ruedas. Además de otras muchas cosas desagradables, en el suelo puede haber gotas víricas.

Igual de importante es no tocarse la cara con las manos, ya que esta es otra vía por la que el virus se transmite de las superficies infectadas a las personas. Recuerde: no importa que se haya lavado las manos hace poco; si ha tocado cualquier otra superficie, podrían estar infectadas.

El uso de guantes es una cuestión de preferencia personal, pero tenga en cuenta que el virus puede estar tanto fuera como dentro de los guantes, de modo que también debe lavarse las manos después de quitárselos.

Cuando vaya a sondarse, asegúrese siempre de lavarse las manos antes y después del procedimiento de sondaje.

Mantenga limpia la silla de ruedas

Si utiliza una silla de ruedas manual, las superficies que toca con más frecuencia son algunas partes de la silla, especialmente los aros propulsores y las ruedas. Si utiliza una silla de ruedas eléctrica u otra tecnología de asistencia, las fuentes más probables de infección son "el" joystick y el panel de control, por lo que es necesario mantenerlos limpios.

Una forma que puede ayudar a mantener limpias las ruedas de la silla es mojar dos paños (o varias toallas de papel) con agua tibia con jabón, sujetar uno en cada mano y hacer girar las ruedas.

A continuación, piense en qué partes de la silla de ruedas tocan con frecuencia usted y otras personas. Los mangos de empuje, los reposabrazos, los reposapiés y los frenos de las ruedas; todas estas partes precisan una limpieza minuciosa. Al igual que las barras de sujeción o cualquier otra superficie que toque al sentarse y levantarse de la silla de ruedas.

Sea cauteloso con el uso de lejía, ya que puede reaccionar con los plásticos utilizados en algunas sillas de ruedas. El cualquier caso, la limpieza con jabón es suficiente.

El distanciamiento social es incluso más importante para las personas en silla de ruedas

El mero hecho de estar sentado en una silla de ruedas ya le sitúa en una posición inferior a la de la mayoría de las personas que están de pie cerca de usted. Y la gravedad hace que esté más expuesto a las gotas que la gente expulsa al hablar, toser o estornudar. Por este motivo, es importante que mantenga la distancia social, para asegurarse de que hay una separación generosa entre usted y los gérmenes.

¿Y sobre el uso de mascarilla?

Una mascarilla médica N-95 sin duda proporciona más protección que una mascarilla de tela. Pero la demanda de productos sanitarios es muy alta. Por este motivo, cabe considerar las ventajas de utilizar cualquier tipo de protección facial para protegerse de las gotas descendentes. Y acuérdese de lavarse las manos y limpiar la mascarilla después de quitársela.

Si tiene cuidadores o recibe asistencia domiciliaria

Si recibe ayuda de algún servicio de asistencia personal, es conveniente que les pida a sus cuidadores que utilicen mascarilla y guantes, especialmente si han estado en contacto con alguna persona con posibles síntomas de gripe o COVID-19, incluso aunque ellos no presenten síntomas.

Del mismo modo, pida a las personas de su red asistencial que se laven o se desinfecten las manos siempre antes de tocarle. Si entran en su casa, asegúrese de desinfectar cualquier superficie u otros objetos que hayan tocado.

Cada persona es diferente

Somos conscientes de que la situación de cada persona en silla de ruedas es distinta de todas las demás. Las variables son muchas y abarcan desde el tipo de afección o enfermedad hasta el tipo de silla de ruedas u otra tecnología de asistencia utilizada. Sería lógico, por tanto, que estas indicaciones generales no fueran aplicables a todos los casos.

La buena noticia para casi todos nosotros es que, con sentido común y más precaución, podremos seguir con nuestra vida a pesar de la pandemia del COVID-19.

No se preocupe si tarda en lavarse las manos y limpiar la silla de ruedas y esto hace que la gente tenga que esperarle. Su seguridad es lo más importante.

Recapitulación de las medidas de precaución:
  • Lávese las manos, anverso y reverso, durante un mínimo de 20 segundos
  • Limpie todas las superficies de la silla de ruedas que haya podido tocar con las manos
  • Si utiliza guantes, asegúrese de lavarse las manos después de quitárselos
  • Pida a las personas de su red asistencial que utilicen una mascarilla y se desinfecten las manos antes de tocarle
  • Limpie el reposacabezas y el respaldo de la silla de ruedas
  • Limpie los mandos, los controles y los reposabrazos de la silla de ruedas
  • Limpie todas las superficies de la silla de ruedas que es probable que toquen otras personas
  • No se toque la cara después de haber tocado alguna superficie
  • Mantenga la distancia social siempre que sea posible