¡Atención! Información actualizada a mayo de 2024. Aviso importante sobre los dispositivos de urostomía de 2 piezas Descubre más

Guía para el cuidado de la vejiga

La función de su vejiga puede verse afectada por una lesión en la médula espinal. Aprenda cómo puede evitar trastornos y problemas de la vejiga.

Your Guide to Bladder Care

Obtenga información sobre el cuidado de la vejiga tras sufrir una lesión de la médula espinal.

Una lesión de la médula espinal puede afectar al funcionamiento de la vejiga. Afortunadamente, existen pasos y opciones de tratamiento que puede seguir para minimizar los efectos de los problemas de la vejiga.

Problemas de control de la vejiga que puede sentir

El proceso de orinar requiere una comunicación ininterrumpida entre la vejiga y el cerebro. Las lesiones en la médula espinal pueden causar cambios en la forma en que funciona su vejiga:

se puede vaciar con mucha frecuencia, no con la frecuencia requerida o de manera descoordinada. La forma en que funcionan la vejiga y los esfínteres depende de la ubicación y el alcance de la lesión.

De todas formas, debe saber que una vejiga que ha sufrido una lesión de la médula espinal (vejiga neurogénica), por lo general no se vacía sola. Póngase en contacto con su equipo de atención sanitaria para pedir información sobre programas de control de la vejiga y tratamientos que le puedan ayudar. Los programas de control de la vejiga incluyen sondaje intermitente, sondajes externos y/o medicamentos.

También es importante controlar la cantidad de líquidos que bebe y seguir un horario regular para   vaciar su vejiga. Y cuando vacíe su vejiga, asegúrese siempre de que se vacía completamente.

El equipo de rehabilitación le ayudará a establecer un horario basado en sus necesidades y en la cantidad de líquidos que bebe normalmente.

Y lo que es más importante, asegúrese de cumplir con las pautas y los programas proporcionados por su equipo de atención sanitaria. Esto le ayudará a prevenir accidentes o problemas más serios como las infecciones del tracto urinario. La clave es mantenerse alerta con las rutinas de cuidado y atención adecuadas para su vejiga.